La sincronía, la teoría del caos y la protección de datos

Cuando en 1996 asistí al seminario Mundo Digital que dio Nicholas Negroponte en nuestro país, no podía imaginar que, tan solo doce años más tarde, una abrumadora mayoría de las situaciones que planteaba como hechos que sucederían en el futuro, se cumplirían.

Hace unos días atrás recordé un ejemplo que dio en ese seminario, y eso me llevó a releer su libro, Being Digital y no pude dejar de sonreir en cada página al pensar como tiempo y espacio se confundían:  estaba leyendo un libro del pasado, que relataba cosas que ocurrirían en el futuro, pero esas cosas ya habían ocurrido y muchas están ocurriendo en el presente, y aún así, el libro sigue siendo actual en muchos aspectos y sigue pareciendo de ciencia ficción en otros, en especial en aquellas cosas que ya se cumplieron… Leer más de esta entrada

La nueva revolución

Asistimos, desde hace ya varios años, a una etapa revolucionaria en lo que a información se refiere. La rapidez, economía y concentración de actividades que puede realizarse a través de distintos dispositivos es abrumante. Ya no se trata solamente de la computadora; los dispositivos del tipo teléfonos inteligentes (smartphones) permiten algo más que realizar una llamada telefónica o agendar números y citas: podemos enviar y recibir correo electrónico, navegar por internet, recibir alertas de noticias e incluso participar de conversaciones virtuales o chatear.

Nuestros autos permiten la instalación de sistemas de mapas satelitales. Hasta nuestras cámaras fotográficas se pueden conectar a un satélite y registrar el lugar del planeta desde donde se realizó una toma fotográfica… Leer más de esta entrada

El Centro de Protección de Datos Personales de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires

Que la ley 1845 haya designado a la Defensoría del Pueblo como órgano de control de esta protección merece algunas consideraciones tanto institucionales como conceptuales antes de abocarme a describir el rol del Centro de Protección de Datos Personales en el ámbito de nuestra Ciudad…  

 

En el primero de los niveles podemos distinguir lo siguiente: mientras en el orden nacional la autoridad de aplicación de la ley que aborda la cuestión es una Dirección Nacional de un Ministerio del Poder Ejecutivo, en la Ciudad de Buenos Aires reside en el órgano de control por excelencia que tiene autonomía funcional y no recibe instrucciones de ninguna autoridad. En otras palabras: está por fuera de la esfera de los tres poderes convencionales en que se halla articulado el Estado Nacional y el Estado de la Ciudad: Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial. Leer más de esta entrada