Protección de la información en el ámbito laboral

A medida que avanza la concientización sobre la necesidad de proteger la información que se maneja a diario en las oficinas, sean éstas públicas o privadas, se comienzan a tomar medidas tendientes a evitar su vulnerabilidad. Al terminar el día de trabajo se cierran los ficheros y se guardan los papeles en cajones con llave, se apagan las computadoras y se evita dejar claves o cualquier tipo de información sobre los escritorios… o al menos se debería tender a que esto ocurra y se realice como una práctica cotidiana.

Sin embargo, hay muchos mecanismos para transportar información. Una memoria portátil como las que usamos en los celulares, o un pendrive, puede transportar el equivalente a la información contenida en toneladas de papel. No es una exageración. En 8 gigas de memoria se puede archivar información que, si tuvieramos que volcarla en papel, requeriría 300 toneladas del mismo… Leer más de esta entrada

Un fallo de suma importancia: inconstitucionalidad de la ley espía

La Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró la inconstitucional de la llamada ley espía. La Ley Nro. 25.873 fue declarada incompatible con el sistema constitucional en el marco del amparo dictado en Halabi Ernesto C/P.E.N – Ley 25873 Dto. 1563/04 s/amparo ley 16. 986, el fallo constituye un antecedente de suma relevancia en materia de protección a la intimidad y datos personales ya que la ley cuestionada -del año 2003- obligaba a las empresas a conservar durante diez años la información de todas las comunicaciones telefónicas o las realizadas por internet, se trataba del registro de todos los números de teléfonos, los correos electrónicos y demás intercambios que los ciudadanos realizamos cotidianamente.

Vale recordar que el caso fue ganado por la parte actora en primera y segunda instancia y fue el Estado quién llevo la cuestión ante la Corte. La discusión central giró en relación a la tensión existente entre la obligación estatal por la conservación del orden público y la lucha contra el delito organizado -cuestión argumentada en los fundamentos de la ley y por el Estado durante toda su defensa- y la intimidad de los ciudadanos. Leer más de esta entrada