Facebook sigue ignorando la privacidad, sus usuarios siguen ignorando que deben cuidar sus datos

Siguiendo los derroteros de Facebook y las voces que despotrican por su resistencia a adaptarse a las normas internacionales sobre protección de datos personales, encontramos una nueva queja que empieza a escucharse: la forma en que los anuncios de propaganda se “adaptan” demasiado bien a lo que sucede en la vida de los usuarios de la red social.

El director del grupo de vigilancia de Privacy International declaró a PRI Aquí y Ahora: “A muchos usuarios les resulta preocupante, y más bien desconcertante, cómo es que los anuncios se adaptan mucho a lo que sucede en su vida en el momento”. Las propagandas que aparecen en Facebook parecen reconocer si la persona ha tenido un hijo, o se ha comprometido o ha realizado un viaje o planea hacerlo.

Davies agregó que las redes sociales mantienen un análisis muy detallado de todo lo que ocurre en el perfil del usuario y cada movimiento que se realiza en ese perfil. Esa información es utilizada de forma cada vez más incisiva, mediante la publicación de anuncios o propiciando alianzas con otras empresas.

Muchos consideran que estas estrategias son una clara invasión a la privacidad y que, en definitiva, se ha transformado en la política de Facebook. Así lo sostiene Davies, entre otros que también coinciden en que la esencia del negocio de las redes sociales es generar cada día más ingresos a través de la oferta publicitaria.

Todos se preguntan por qué razón los usuarios deben estar expuestos a esta invación a la privacidad. Sin embargo, debería también tenerse en cuenta que el uso de las redes sociales no es algo obligatorio, ni siquiera imprescindible. No se trata de “defender” la política ni los métodos de Facebook, sino hacer hincapié en que lo necesario -y cada día será más necesario aún- es concientizar a los usuarios de las redes sociales en el manejo de su privacidad y sus datos.

Facebook informa qué hace con la información que recopia a través de un documento que prácticamente nadie lee: la “Política de Privacidad”. Si nos tomamos el tiempo necesario para leerlo, entenderíamos qué hace Facebook con nuestros datos. Por ejemplo, uno de los usos es “ofrecernos” anuncios “personalizados”. Y dicen:  

“No compartimos información tuya con anunciantes sin tu consentimiento. (Un ejemplo de consentimiento sería que nos pidieses que suministrásemos tu dirección de envío a un anunciante para recibir una muestra gratuita.) Permitimos a los anunciantes elegir las características de los usuarios que verán sus anuncios y podemos utilizar cualquiera de los atributos que hayamos recabado que no te identifiquen personalmente (como información que puedas haber decidido no mostrar a otros usuarios, por ejemplo, el año de nacimiento) para seleccionar el público apropiado para dichos anuncios. Por ejemplo, podríamos utilizar tu interés por el fútbol para mostrarte anuncios de equipamiento de fútbol, pero no le decimos a la empresa que vende el equipamiento quién eres. Puedes consultar los criterios que pueden seleccionar los anunciantes visitando nuestra página de publicidad. Aunque no compartimos tu información con anunciantes sin tu consentimiento, cuando hagas clic en un anuncio o interactúes de otro modo con éste, existe la posibilidad de que el anunciante pueda colocar una cookie en tu navegador y tomar nota de que cumple los criterios que ha seleccionado”.

Bastante claro, ¿no? Entonces, la tarea de quienes tenemos a cargo proteger datos personales debe prioritariamente centrarse en crear conciencia social de la importancia que tienen nuestros datos personales y cómo cuidarlos. Es evidente que ninguna red social va a priorizar cuidar nuestros datos cuando somos nosotros mismos quienes se los entregamos.

Otro tema a tener en cuenta es que cada uno, en forma personal, debe convertirse en un agente en materia de protección de datos personales. En el hogar, en el ámbito académico, en el trabajo, todos y cada uno debe cuidar la información, recapacitar sobre la misma, pensar antes de exponer sus datos y evaluar qué puede ocurrir si estos datos caen en manos inadecuadas.

Por la Dra. M. Inés Tornabene, Jefa de la Oficina de Registro del Centro de Protección de Datos de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires

Anuncios

Acerca de Dirección de Protección de Datos Personales
La Defensoría del Pueblo, por ley 1845, ha sido designado órgano de control del asiento, uso y difusión de las bases de datos personales del sector público de la Ciudad de Buenos Aires garantizando el derecho al honor, la intimidad y la autodeterminación informativa. Con el objeto de cumplir con las funciones asignadas, la Defensoría del Pueblo ha creado el Centro de Protección de Datos Personales. Toda persona que presuma o tenga la certeza de que sus datos figuran en alguno de los bancos de datos personales puede ejercer su derecho de información, acceso, rectificación, actualización o supresión. Estamos en Piedras 574, 5º piso, C.A.B.A., teléfono 54-11-4338-4900, int. 7451 / 7452. Mail: cpdp@defensoria.org.ar, sitio web: www.cpdp.gov.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: