La ola de delitos informáticos se extiende y llega a los celulares inteligentes

Según un estudio, casi el 10% de los smartphones sufrió algún ciberataque. En momentos en que las ventas de teléfonos inteligentes (smartphones) superaron a las de PC por primera vez, la tan anunciada ola delictiva contra los dispositivos móviles por fin parece haber llegado. Según la firma de seguridad para móviles Lookout, el malware (virus, gusanos y demás ataques) y el spyware (programas espías) aparecieron en 9 de cien teléfonos analizados en mayo último, más del doble de la proporción de 4 a 100 de diciembre de 2009.

Los hackers apuntan a los nuevos smartphones por una sencilla razón: se prevé que en todo el mundo este año se venderán 421 millones de computadoras de mano, según los analistas de mercado de IDC.

Leer más de esta entrada

Colombia: quejas por falta de cumplimiento de la ley de Hábeas Data

A LOS colombianos se les están conculcando sus derechos cuando las entidades crediticias, para no cumplir con la ley de Habeas Data, venden las acreencias a empresas que no están vigiladas por la Superintendencia Financiera, destacó el senador caucano Luis Fernando Velasco, del Partido Liberal.

EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo se evade el cumplimiento de la ley?
LUIS FERNANDO VELASCO: Cuando las entidades crediticias ven que la deuda ya es irrecuperable, en lugar de aplicar la ley lo que hacen es vender la acreencia a una empresa de cobro o de abogados que, por supuesto no está vigilada por la Superintendencia Financiera.

ENS: Desde el Congreso, ¿qué se puede hacer?
LFV: Por un lado, vamos a presentar una nueva iniciativa para ponerle dientes a la ley y por otro vamos a hacerle control político. Leer más de esta entrada

Robo de identidad: odisea de una familia platense

Desconocidos les robaron los documentos. Meses después comenzaron a recibir intimaciones por deudas que aseguran no haber contraído

“La estafa económica es una parte de esta pesadilla. Lo que más me asusta es que estas personas, con mi identidad, pueden hacer cualquier cosa”, dice Patricia Desiderio, quien junto a su marido Leonardo Rapallini y el hijo de ambos, Bautista, fueron víctimas de un robo en julio del año pasado en el que les quitaron, entre otras cosas, los documentos de los tres. Desde entonces reciben periódicamente intimaciones para pagar “artículos que no compramos, créditos que no pedimos y deudas que no contraimos”. Y viven sumidos en la incertidumbre que les depara esperar, a cada despertar, una nueva sorpresa.

“Todo empezó el 29 de julio de 2010”, cuenta Leonardo Rapallini y agrega que “ese día habíamos ido hasta Once para pasear y hacer compras. En un momento, mientras mi mujer iba a comprar algo, me quedé con el nene en el auto. Nos alejamos un instante para que el nene vaya al baño y en ese momento se llevaron la cartera de mi mujer, que estaba debajo del asiento. En la cartera no había dinero ni celulares, sólo los DNI de los tres y algunos otros documentos, como los del auto y tarjetas de crédito, que cancelamos inmediatamente”.