El Centro de Protección de Datos Personales considera que se violó el secreto profesional ante un aborto no punible

La obligación legal de guardar estricta reserva respecto de las prácticas médicas para garantizar su realización, fueron reafirmadas  por la Defensoría del Pueblo del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en una nota enviada al hospital Ramos Mejía, donde un amparo judicial impidió realizar el primer aborto no punible en la Ciudad.

Eduardo Peduto, director del Centro de Protección de Datos Personales de la Defensoría firmó la misiva dirigida al director del hospital, Carlos Arturo Mercau, donde le pidió que “en el futuro, espero, adopte los recaudos necesarios para impedir la repetición de situaciones como la observada hoy”.

El funcionario sentó, así, la posición del organismo ante la suspensión del primer aborto no punible en la Ciudad, el cual no se realizó por orden judicial a raíz de una presentación de una ONG, práctica que fue anticipada, con día y lugar, por el Gobierno porteño la semana pasada. Leer más de esta entrada