La despiadada lucha por el “derecho al olvido” #derechoalolvido

Los usuarios de Internet tienen derecho a ejercer los derechos de cancelación, rectificación, oposición y acceso de sus datos personales frente a los prestadores de servicios de la sociedad de la información, pero este derecho, conocido como derecho al olvido, se convierte en un auténtico calvario legal y judicial cuando se intenta ejercer.

Jaime M. es un ejecutivo que hace unos años fue  denunciado por un antiguo empleado por robar en su  empresa. Fue absuelto, pero no sirvió de nada porque esa  falsa acusación le acompaña desde entonces. Basta teclear su nombre para relacionarle con un delito que jamás  cometió. Luis B. fue aspirante a un atractivo puesto en la  Administración, pero no logró superar las pruebas y su nombre está unido de por vida a este fracaso laboral a la  vista de los empleadores.

Además, la utilización de los diarios oficiales como método  de cierre para notificaciones y publicación de sentencias se  convierte en un foco de divulgación de informaciones de  carácter personal, destinados a mantenerse activos sin  fecha límite alguna.

Europa exige mayor transparencia con los usuarios

La Agencia de Protección de Datos (Aepd) recibió el pasado año 160 solicitudes de cancelación de  datos en Internet o para evitar que los datos personales figuren en los resultados de los buscadores, un  80 por ciento más que en 2010. La Memoria pone de relieve  que el derecho al olvido cada vez es más reclamado por los ciudadanos. Así, de las tres solicitudes anuales recibidas en la Agencia en 2007 se ha pasado a las 160 de 2011. Hoy  en día hay más de 200 casos sobre la materia a la espera  de sentencia en la Audiencia Nacional.

Google anunció en enero que modificaría su política de  privacidad y condiciones de uso para la mayoría de los  servicios a partir del 1 de marzo de 2012. Ante las  numerosas dudas que estos cambios planteaban, el Grupo  de Autoridades de Protección de Datos de la UE  encomendó a la Autoridad francesa (CNIL) que dirigiera la  investigación sobre esta nueva política de privacidad.

Se enviaron dos cuestionarios a Google, pero varias de las respuestas resultaron incompletas o poco precisas. En  concreto, Google no contestó suficientemente a  cuestiones clave como la descripción de sus operaciones  de tratamiento de datos personales o la lista detallada de  las 60 políticas de privacidad específicas que se han  sustituido por esta nueva política general.

Autoridades europeas descontentas con Google

Tras analizar las respuestas y la documentación proporcionada por Google, la CNIL concluyen que Google no proporciona suficiente información a los usuarios sobre  sus operaciones de tratamiento de datos. Asimismo,  considera que no ofrece al usuario un control sobre el  modo en que sus datos se combinan entre los diferentes  servicios que presta. Por ello, las Autoridades europeas  requieren a Google que ofrezca una información más clara y completa sobre los datos que se recogen y las distintas  finalidades de cada una de las múltiples operaciones de tratamiento de datos que lleva a cabo. En relación con la  combinación de datos entre servicios, las autoridades  emplazan a Google a reforzar la autorización para las  combinaciones con exigencia de ella para los usuarios y a  que ofrezca mejores posibilidades para que éstos puedan  oponerse al tratamiento de sus datos en operaciones sin  consentimiento.

Fuente: El Economista de España – enlace

Anuncios

Acerca de Inés Tornabene
Inés Tornabene www.inestornabene.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: