La Biometria aplicada a la prevención y a la investigación de los delitos informáticos, por Ricardo Sáenz

imagesComencemos por aclarar qué entendemos por biometría antes de analizar su aplicación práctica a la materia de los delitos cometidos a través de las nuevas tecnologías.

La biometría puede ser definida como el conjunto de métodos automáticos utilizados para el reconocimiento certero de los seres humanos, que están basados en uno o más rasgos conductuales o físicos.

Los ejemplos más conocidos de características físicas que se utilizan en estos procesos automatizados son las huellas dactilares, la retina, el iris, los patrones faciales, o de las venas de la mano. En tanto que las características del comportamiento que nos pueden servir de ejemplo pueden ser la firma o la voz.

También se aclara en los textos especializados que la biometría es un término general utilizado alternativamente para describir una característica o un proceso. En el primer aspecto la biometría es una característica biológica (anatómica y psicológica) y de comportamiento que se puede medir y que puede ser utilizada en el reconocimiento automatizado. Considerada como un proceso la biometría es un método automático de reconocimiento de individuos, basado en características biológicas (anatómicas y psicológicas) y de comportamiento que se pueden medir.

La biometría viene siendo utilizada con éxito en funciones de seguridad, no sólo por parte del Estado (como el control migratorio) sino también en el sector privado, para asegurar sistemas de entrada a determinados lugares críticos de una organización, o para establecer registros seguros de personal. Sin duda la seguridad ha ganado un espacio central en las sociedades modernas y estas nuevas técnicas de verificación e individualización de las personas contribuyen a conseguirla.

Es aquí donde se encuentra el nexo que relaciona a la biometría con la prevención de los delitos informáticos, ya que uno de los aspectos que engloba este concepto de seguridad que venimos manejando es, precisamente, la prevención de delitos. Veámoslo en un ejemplo, si el sistema biométrico de un aeropuerto reconoce que la persona que quiere ingresar al país no es quien dice ser su pasaporte sino un peligroso delincuente, con su detención se habrá contribuido directamente al sistema de prevención de delitos.

Esta relación entre biometría y delito informático tiene al menos dos aspectos que quiero resaltar en este breve comentario.

El primero se refiere a una cuestión claramente descripta en el Editorial “Avances de la Biometría en América Latina: una herramienta más para garantizar la identidad y la democracia” escrito por Pedro Janices, Director Nacional de la Oficina Nacional de Tecnologías de la Información (ONTI), y reconocido especialista en esta materia, que se puede consultar en www.biometria.gov.ar/editoriales.

Leer más de esta entrada