Creó un perfil falso en Facebook para seducir a una nena y fue condenado

Un hombre fue condenado a 10 años de prisión en la ciudad bonaerense de Necochea por haber acosado sexualmente a una niña a través de las redes sociales, a quien engañaba con una falsa identidad e imagen de una niña en su perfil y le hacía propuestas de índole sexual.

El fallo fue dictado de manera unánime por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Necochea que condenó a Leandro Fragosa a 10 años de cárcel, acusado del delito de “promoción de la corrupción de menor agravada por la edad de la víctima y su comisión mediante engaño”.

Para los jueces, quedó probado que el condenado coleccionaba videos pornográficos con la participación de menores, para bajar luego a la web, consumirla, mirarla, copiarla y resguardarla en una tarjeta de memoria.

Además, se comprobó que el individuo hacía explícitas propuestas sexuales a niñas a través del chat, tal como lo investigaron integrantes de la Policía y la Justicia de Necochea.  Leer más de esta entrada

El Gobierno británico tiene acceso a datos de los gigantes de Internet vía EE.UU.

6b3ed50c9da6622e4ef6ec8c5863b8de_articleLa agencia de seguridad británica, GCHQ, recopilaba en secreto información de las mayores empresas mundiales de Internet a través de una operación encubierta realizada por la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. (NSA), según ‘The Guardian’.

Los documentos muestran que el GCHQ, con sede en Cheltenham, ha tenido acceso al sistema por lo menos desde junio de 2010, y el año pasado generó 197 informes de inteligencia.

El programa, llamado Prism, permitió al GCHQ eludir el proceso legal requerido para solicitar material personal como correos electrónicos, fotos y vídeos de una empresa de Internet con sede fuera del Reino Unido.

Apple, Microsoft, Yahoo, Facebook, Skype, Google y otras grandes empresas daban a la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU. acceso a los datos confidenciales de sus clientes.

El Prism plantea problemas éticos y legales acerca del acceso directo a millones de potenciales usuarios de Internet, y obliga a preguntarse qué ministros británicos sabían de la existencia del programa.

En declaraciones a ‘The Guardian’, GCHQ, insistió en que “se toma muy en serio sus responsabilidades legales”.

Fuente: RT – enlace