Denuncian que las cámaras de la policía Metropolitana violan la ley

camarasDos organismos de control de la ciudad de Buenos Aires emitieron informes que alertan que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no respeta la ley de protección de datos personales ni la ley que regula la videovigilancia en la ciudad. A su vez, el sociólogo Andrés Pérez Esquivel solicitó un recurso de amparo por la falta de información pública sobre la ubicación de las cámaras.

Andrés Pérez Esquivel trabaja como asesor en temas de seguridad ciudadana en la Legislatura de la ciudad. Constató que la web camaras.buenosaires.gob.ar a través de la cual el GCBA debe informar la ubicación de las cámaras de vigilancia estaba desactualizada. En junio presentó lo que en la jerga se llama “un 104”, un pedido de acceso a la información pública que se solicita a través de la ley 104 de la ciudad.  El GCBA le respondió que la información era “de carácter confidencial” y que no podía brindársela. Pocos días después, el gobierno dio de baja el sitio web, que hasta hoy está fuera de línea. El artículo 1 de la ley 3998 dice: “La autoridad de aplicación deberá publicar en la página web del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires los puntos en los cuales se instalen videocámaras”.

Pérez Esquivel presentó una denuncia en la Defensoría del pueblo de la ciudad. A raíz de ese caso, el Centro de Protección de Datos Personales (CPDP) de la Defensoría emitió un dictamen en octubre pasado en el que recopila todas sus actuaciones relacionadas con la protección de datos personales en la implementación de las cámaras de vigilancia de la ciudad. Leer más de esta entrada

Televisores inteligentes ‘roban’ datos personales a los usuarios

smartEl bloguero británico que escribe bajo el apodo ‘doctorbeet’ cuenta que entre las opciones de la televisión inteligente de LG descubrió un ajuste llamado ‘ Collection of watching info’ (‘Recolección de información vista’) activado de forma automática. Aunque desactivó el ajuste, al analizar el tráfico no tardó en darse cuenta de que su TV seguía mandando datos igualmente. Es más: la información se enviaba siempre que se cambiaba de programa y en una forma no codificada.

Poco después le esperaba otra sorpresa desagradable, esta vez en los vertederos de paquetes de datos, donde descubrió que los nombres de los archivos se estaban publicando en los servidores de LG y que estos nombres eran aquellos que se almacenaban en su disco duro portátil externo. Para estar seguro de que era así, creó un archivo AVI falso con un nombre muy singular y a renglón seguido vio el nombre de su archivo en la lista en los servidores de LG.

‘Doctorbeet’ escribió a la sede de la corporación en el Reino Unido y recibió la siguiente respuesta: “Desafortunadamente, como usted ha aceptado los ‘términos y condiciones’ de su TV, la mejor opción sería dirigir su reclamación al vendedor de quien lo ha comprado. Comprendemos que usted preferiría que le informaran sobre estos detalles a la hora de la compra, pero por razones muy obvias LG no puede ofrecerle comentarios sobre su actuación”. Leer más de esta entrada