Declaración de Varsovia sobre la “appification” de la sociedad

logo2Durante la 35° Conferencia Internacional de Autoridades de Protección de Datos y Privacidad, que tiene lugar en Varsovia, Polonia, del 23 al 26 de septiembre, se presentó la Declaración de Varsovia . La misma, suscripta por autoridades de más de ochenta países, versa sobre la “appification” de la sociedad.

Compartimos a continuación el texto de la Declaración de Varsovia:

“Hoy en día, las aplicaciones para dispositivos móviles (apps) se encuentran por doquier. En nuestros teléfonos inteligentes y tabletas, en los automóviles, ya sea dentro de la casa como en su derrededor: un número creciente de aditamentos tiene interfaces que permiten al usuario estar conectado a la internet.
Actualmente, más de 6 millones de aplicaciones, tanto del sector público como del privado, están disponibles. Diariamente, se agregan a ellas 30,000 aplicaciones nuevas. Dichas aplicaciones hacen que muchos momentos de nuestra vida cotidiana se vuelvan más fáciles o se tornen más divertidos. Al mismo tiempo, estas mismas aplicaciones también recaban datos personales, en cantidades considerables. Lo cual hace posible un monitoreo digital continuo, sin que los usuarios estén conscientes, a menudo de que esto sucede, menos imaginan el uso que habrá de dársele a sus datos.
Quienes desarrollan estas aplicaciones pocas veces están conscientes de las implicaciones que para la privacidad de las personas tiene su trabajo y no están familiarizados con conceptos tales como “privacidad desde el diseño” y “consecuencias al no optar”. Los principales sistemas operativos y las plataformas de las aplicaciones ofrecen algunas opciones de privacidad; pero, no permiten al usuario el control total para una adecuada protección de sus datos personales, tampoco posibilita el verificar qué información es recabada ni cuál el uso que habrá de dársele. Leer más de esta entrada

Europa: se aprueba el primer dictamen de #privacidad en las apps móviles

Las autoridades europeas de protección de datos han aprobado el primer dictamen conjunto sobre la privacidad en las aplicaciones móviles, en el que se analizan la incidencia y los riesgos que plantean para la protección de datos.

Es la primera ley sobre protección de datos aplicado a las aplicaciones móviles, un terreno poco cubierto para la protección de usuarios (y datos) que dicta las obligaciones que tienen los desarrolladores y las demás personas que intervienen en el desarrollo y distribución de las apps. Este nuevo Dictamen presta mayor atención a la protección de aplicaciones que usen los menores de edad.

Las Autoridades recuerdan que el marco legal aplicable a cualquier app dirigida a los usuarios europeos es la Directiva de Protección de Datos 95/46, en combinación con la Directiva 2002/58/CE de Privacidad y Comunicaciones Electrónicas. En particular subraya la necesidad de obtener el consentimiento informado y previo del usuario.

Un reciente estudio refleja que sólo el 61% de las 150 aplicaciones más descargadas cuenta con una política de privacidad. En lo que respecta al consentimiento, que constituye la base jurídica para permitir que una empresa trate los datos personales del usuario, las autoridades subrayan que a menudo este se reduce a una casilla de verificación que indica que el usuario acepta los términos y condiciones aplicables, sin ofrecer una opción que permita rechazarlas. Según un estudio realizado por GSMA, al 92% de los usuarios de apps les gustaría que se les ofreciese la opción de elegir a qué funciones de su terminal puede acceder la aplicación y a cuáles no. Leer más de esta entrada

Apple rechaza las apps que quieren saber el número de identificación

Apple confirma que ha comenzado a rechazar aplicaciones de internet que acceden a los números de identificación individuales para cada iPhone y iPad.

Estos números identificadores, conocidos como UDIDs, son utilizados por muchas aplicaciones para poder identificar a sus usuarios. Son códigos alfanuméricos únicos para cada dispositivo que actúan como huellas dactilares y pueden ser utilizados para rastrear la actividad de los usuarios. Estas ‘huellas’ no se pueden desactivar ni borrar, por lo que muchos usuarios estaban compartiendo información con terceras partes que quizás desconozcan.

Este nuevo cambio significará que las apps tendrán que crear una base de datos propia con sus usuarios, además de tener que desistir de usar las UDIDs en sus aplicaciones actuales, como recoge Techcrunch. Leer más de esta entrada