#Instagram y el baile de las políticas de #privacidad

instagramEn diciembre Instagram anunciaba un cambio en sus términos de servicio que repercutía en un deterioro de la privacidad de sus usuarios. Apenas transcurrido un día, el vendaval de críticas que se desató en la Red y en los medios de comunicación obligó a recular a Kevin Systrom, cofundador de la compañía. En un post en el blog oficial titulado “Gracias y estamos escuchando” responsabilizó del escándalo a la confusión del texto legal, comprometiéndose a modificar algunas partes y a aclararlo todo.

Tras un año y medio de crecimiento meteórico, la aplicación de fotografía Instagram fue adquirida por Facebook en abril de 2012 pagando éste alrededor de 1.000 millones de dólares (765 millones de euros). Hasta ese momento la aplicación se había granjeado la confianza de más de 23 millones de usuarios y en unos meses – lanzamiento en Android incluido – llegó a los 100 millones. El problema del servicio, pese a su popularidad, es que carece de un modelo de negocio que lo haga rentable.

Mientras Instagram recaudó fondos de las rondas de financiación en Silicon Valley fue sostenible pagar los recursos técnicos y la nómina de los nueve empleados con que contaba la compañía. Pero Facebook no ha pagado una cantidad desorbitada únicamente para evitar que Twitter comprara el servicio, como se ha sabido después. El motor económico de la red social es la publicidad y su diferenciación consiste en ofrecer datos muy precisos del target. Aquí entra la privacidad, tantas veces fuente de polémica para la plataforma de Mark Zuckerberg. Leer más de esta entrada

#Instagram aclara que no venderá fotos de sus usuarios

La popular red social de fotografías Instagram aclaró que no venderá las fotos de sus usuarios, como se había entendido primero en uno de sus mensajes.

La polémica por la venta de imágenes sin permiso de los usuarios se desató luego de que se diera a conocer un mensaje sobre la nueva política de privacidad de la página, en la que se leía: “Usted está de acuerdo en que una empresa u otra entidad nos pague para mostrar su nombre de usuario, likes, fotos (incluyendo la metadata asociada), y/o acciones que realice, en conexión con contenido patrocinado o promociones, sin ninguna compensación para usted”. “Todos aquellos usuarios que no quieran atenerse a las nuevas políticas tendrán como única alternativa cerrar su cuenta”.

A través de su blog en internet, después de “escuchar” a usuarios “confundidos y molestos” por los cambios en su política de privacidad, precisó: “Para que quede claro: no es nuestra intención vender tus fotos… Los usuarios de Instagram son dueños de su contenido”. Leer más de esta entrada