El Consejo de Derechos Humanos de la ONU debate la privacidad en la era digital: “algunos Estados violan la privacidad de sus ciudadanos”

onuEn el contexto del Consejo de Derechos Humanos, la ONU acusa a “algunos Estados” de violar la privacidad de sus ciudadanos.

La alta comisionada adjunta de Naciones Unidas para los derechos humanos, Flavia Pansieri, acusó este viernes a “algunos Estados” de contar “deliberadamente” con legislaciones laxas respecto al control de los medios digitales, una situación que permite la violación del derecho a la privacidad de sus ciudadanos. “Algunos Estados no tienen una legislación adecuada (respecto a los medios digitales); cuentan con salvaguardas débiles; y no controlan correctamente. Todo ello contribuye a que haya una amplia impunidad para poder interferir ilegalmente en el derecho a la privacidad de las personas”, afirmó Pansieri.

La alta comisionada adjunta fue la encargada de abrir una discusión en el seno del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre “el derecho a la privacidad en la era digital”. Pansieri recordó que durante esta sesión del Consejo, se presentará un informe elaborado por el Alto Comisionado de Derechos Humanos en el que se examinan las legislaciones nacionales e internacionales existentes, decisiones judiciales y las respuestas ofrecidas por los Estados, ONG, organismos internacionales y organizaciones de derechos humanos a un cuestionario elaborado por su oficina. Informe sobre las legislaciones nacionales e internacionales .

El informe fue solicitado el pasado diciembre por la Asamblea General de la ONU tras denunciar que se necesitan salvaguardas para evitar el abuso de los programas de vigilancia. El texto, titulado, precisamente, “El derecho a la privacidad en la era digital” alerta de que las prácticas abusivas “son un hábito más que una medida excepcional”, y que en la mayoría de los países hay una falta de legislación nacional que controle estos procesos. La falta de control de las prácticas llevadas a cabo por los Estados han contribuido a la impunidad y a intrusiones ilegales en el derecho de la privacidad. Pansieri alertó que cabe a los Estados demostrar que sus sistemas de vigilancia masiva no son ilegales y recordó que la privacidad es un derecho humano.

“Las prácticas de vigilancia pueden tener un impacto real en los derechos humanos de las personas, incluyendo el derecho a la privacidad, y sus derechos a la libertad de expresión, de opinión, a la asamblea, a la vida de familia y a la salud”. La alta comisionada adjunta asumió que, en ciertas ocasiones, es necesario vigilar digitalmente para ayudar a una investigación criminal o de inteligencia, pero en esos casos, advirtió, aún debe ser más fácil poder demostrar la legalidad de los procesos. Dicho esto, urgió a que se creen instituciones independientes de control para verificar que los países no infringen la ley. “La falta de control de las prácticas llevadas a cabo por los Estados han contribuido a la impunidad y a intrusiones ilegales en el derecho a la privacidad”.

Pansieri lamentó, asimismo, que se hayan usado sistemas de vigilancia digital para perseguir disidentes. “Información recolectada a través de sistemas ilegales ha sido usada contra disidentes”. Hay también informes creíbles que sugieren que las tecnologías digitales “han sido utilizadas para adquirir información que ha sido usada para torturar u otras formas de malos tratos”. Con respecto al sector privado, Pansieri advirtió que cualquier colaboración con las autoridades que “contravenga la ley sobre derechos humanos implica un riesgo de complicidad con los eventuales abusos cometidos”. Y recordó que la Guía de Principios sobre Negocios y Derechos Humanos establecida por el Consejo de Derechos Humanos en 2011 marca las directrices y el estándar que todas las compañías deberían implementar.
Fuente: 20 Minuto – Enlace

ONU recibe borrador de resolución contra espionaje de Alemania y Brasil

El pasado viernes primero de noviembre, la ONU recibió  el borrador de resolución redactado por Alemania y Brasil en el que se pide protección internacional contra el espionaje. El borrador, que deberá ser traducido a varios de los idiomas de trabajo de la ONU, pasará primero por el secretariado de la ONU antes de ser sometido a discusión en el Comité de Derechos Humanos de la Asamblea General. El documento reafirma el derecho a la privacidad y a no ser sometido a una intromisión arbitraria o ilegal en la privacidad, la familia, la vivienda o la correspondencia, un derecho contenido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, entre otros. El texto también insiste en que sean protegidos online los mismos derechos que una persona tiene offline (fuera de Internet), en particular el derecho a la privacidad, incluido en el contexto de la vigilancia de comunicaciones.

Alemania y Brasil, dos de los países afectados por el escándalo de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), pidieron en este sentido que cada país revise sus actividades de inteligencia para asegurar que respetan el derecho a la intimidad. Además, instaron a todos los países a mantener la lucha contra el terrorismo en consonancia con los derechos humanos, en particular en materia de privacidad, y a establecer mecanismos independientes para controlar y sancionar cualquier violación a esos derechos.

“La privacidad en Internet es una cuestión cada vez más importante, debido a que el rápido avance tecnológico permite a personas de todas las regiones usar nuevas tecnologías de información y comunicaciones”, reconoce el borrador. Por eso advierte que la capacidad para espiar, descifrar y recolectar datos de forma masiva puede implicar una grave intrusión en el derecho a la privacidad de las personas. El documento subraya finalmente que el ejercicio del derecho de la intimidad es un requisito esencial del derecho a la libertad de expresión y de sostener opiniones sin obstáculos, así como uno de los fundamentos de la sociedad democrática. Leer más de esta entrada

Declaración conjunta de la ONU y la OEA sobre programas de vigilancia y su impacto en la libertad de expresión

Ante los acontecimientos relacionados con la divulgación de programas secretos de vigilancia destinados a la lucha contra el terrorismo y a la defensa de la seguridad nacional que podrían afectar de manera severa el derecho a la libertad de pensamiento y expresión y el derecho a la intimidad de las personas, el Relator Especial de las Naciones Unidas (ONU) para la Libertad de Opinión y de Expresión y la Relatora Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA consideran necesario poner de presente una serie de principios jurídicos internacionales sobre la materia.

En los últimos días se ha conocido el alcance de algunos programas de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA – por sus siglas en inglés) sobre metadatos de comunicaciones telefónicas y contenido de informaciones digitales. Según la información disponible, dichos programas estarían amparados en la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA – por sus siglas en inglés) y la Ley Patriota ( Patriot Act ), contarían con supervisión de una corte independiente que opera de manera reservada y estarían sometidos al control reservado de comités especiales del Congreso de los Estados Unidos. No obstante, como se menciona adelante, la información disponible sobre el alcance de estos programas pone de presente los riesgos que su implementación apareja para el derecho a la intimidad y a la libertad de pensamiento y expresión de las personas, así como la necesidad de revisar la legislación correspondiente y de establecer mayores mecanismos de transparencia y discusión pública de dichas prácticas.

De la misma manera, según la información recogida en informes temáticos y de país de las relatorías especiales, autoridades de otros Estados americanos, amparados por leyes de inteligencia, o al margen de la regulación legal existente, habrían interceptado las comunicaciones de particulares, en muchos casos con criterios o finalidades políticas e, incluso, las habrían difundido masivamente, sin autorización de su titular, en medios de comunicación estatales. Los relatores especiales habrían conocido también de importantes avances en las investigaciones judiciales de algunos de estos casos de espionaje ilegal.

En este contexto, los relatores especiales reiteran su preocupación por la existencia de programas y prácticas de seguridad que puedan generar un perjuicio serio a los derechos a la intimidad y a la libertad de pensamiento y expresión. En consecuencia, instan a las autoridades correspondientes a que revisen la legislación pertinente y modifiquen sus prácticas, con la finalidad de asegurar su adecuación a los principios internacionales en materia de derechos humanos. A efectos de recordar su doctrina en esta área y asistir a los Estados en el cumplimiento de sus obligaciones legales internacionales correspondientes, los relatores especiales decidieron elaborar y difundir la presente Declaración Conjunta que contiene los principios básicos de derecho internacional que sirven para orientar el diseño e implementación de los programas de vigilancia destinados a la lucha contra el terrorismo y a la defensa de la seguridad nacional. Leer más de esta entrada

Internet y la Libre Expresión

El derecho a la libertad de expresión en Internet ha sido reconocido, por primera vez, por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU). Además, se le otorgó garantía del acceso a la red.

En un acuerdo sin precedentes, el Consejo internacional, compuesto por 47 estados, resolvió que el derecho mencionado debe ser protegido obligatoriamente por todos los países.

Si bien China y Cuba se mostraron reacios en un primer momento, finalmente se unieron a la resolución que reconoce “el carácter global y abierto de Internet como motor para acelerar el progreso hacia el desarrollo”.

Leer más de esta entrada