Proyecto Chicas Bondi y la protección de la imagen

El Centro de Protección de Datos Personales de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires abrió una actuación de oficio a efectos de recabar información sobre el “Proyecto Chicas Bondi, sin pose y sin permiso” en el marco de la ley 1845 de la Ley de Protección de Datos Personales.

“Chicas Bondi, sin pose y sin permiso” es un espacio web donde se suben fotografías de mujeres que circulan en colectivos. Se autodefinen como “un punto de vista alternativo sobre la mujer, punto de vista que plantea inquietudes y críticas, tanto a nivel personal como de la sociedad en general. No tienen ni sugiere ninguna motivación o finalidad sexual ni comercial”.

Las tomas fotográficas se sacan sin pose alguna y sin permiso por parte de la fotografiada. Esta última situación es la que el Centro de Protección de Datos ha decidido investigar, dado que, toda vez que la imagen es un dato personal, debería requerirse autorización a las personas involucradas en forma previa.

Al parecer las acciones no se han limitado a subir las imágenes a un blog, sino también han sido incluidas en una muestra fotográfica. Las imágenes también se habrían distribuido en redes sociales como Facebook, Pinterest y Twitter.

La protección de la intimidad en la Justicia

Hace pocos días la Defensora del Pueblo adhirió a las Reglas de Brasilia sobre Acceso a la Justicia de las Personas en Condición de Vulnerabilidad (2) dictadas en el marco de la XIV Cumbre Judicial Iberoamericana. Participan de ella especialistas de 23 Países de Iberoamerica que van desde representantes de tribunales supremos hasta asociaciones de defensorias o la Federación Iberoamericana de Ombudsman (FIO).

El documento surge como una herramienta para mitigar los obstáculos existentes en materia de acceso a la Justicia por parte de ciertos grupos de personas en condición de vulnerabilidad -discapacitados, género, minorías, indígenas, victimas de algún daño-.

En el Capitulo III referente a la celebración de los actos judiciales, bajo el acápite de protección de la intimidad, se trata específicamente: reserva de las actuaciones, imagen y protección de datos personales. Si bien en lo que hace a la protección de la intimidad, el documento no resulta innovador sí constituye un elemento que potencia garantías, aclara interpretaciones y en definitiva mejora aspectos problemáticos existentes en la Ciudad. Leer más de esta entrada