Un caso de suicidio por bullying que conmueve a EEUU

Jamie Rodemeyer, de 14 años, sufría abusos en la escuela y las redes sociales por ser gay. Se quitó la vida tras dejarle un mensaje en Facebook a Lady Gaga, de quien era fan. La cantante y Ricky Martin expresaron su dolor.

El adolescente venía relatando hace meses en sus cuentas de Twitter y Facebook los padecimientos que sufría en su vida escolar y en Internet a causa de su elección sexual. Hasta filmó un video de la serie It gets Better (Se pone mejor), en la que manifestaba su esperanza de poder sobreponerse a las burlas.

Leer más de esta entrada